"La vida no se trata de esperar a que pase la tormenta. Se trata de aprender a bailar en la lluvia " (Vivian Greene)

domingo, 12 de febrero de 2012

Historias con S

El sábado día 4 de Febrero fue el Día Mundial contra el Cáncer. Podría decirse que llego tarde a la cita, aunque desde mi punto de vista nunca es tarde para tomar conciencia de la enfermedad. Debería estar presente dentro de nosotros cada día y que no existiera una fecha que nos hiciera caer en su cuenta. Sin embargo, gracias a ella, son millones de personas las que, al menos durante 24 horas, son un poco más conscientes de lo que hay a nuestro alrededor, y seguro que en más de uno, en un círculo mucho más cercano del que nos gustaría. Desde el punto de vista médico puede desglosarse en multitud de clasificaciones, desde su tipo anatómico, histológico, su mejor o peor pronóstico o la posibilidad de un buen tratamiento. Pero esta entrada, y sobre todo, este día, no es para ponerse tecnicista, sino para mirar más allá, a las personas afectadas, a los familiares, a los amigos... Una dedicación de asombro, de admiración a esas personas que son luchadoras frente a la adversidad, que creen en el poder de la esperanza y que nunca se riden. No es una cuestión de clasificaciones sino de un conjunto de personas afectadas por una enfermedad que cambia lo escrito en las cartas del destino de cada una de ellas.

Tuve el privilegio de rotar por el Servicio de Oncología durante un periodo de prácticas de Patología General el año pasado. Pero no fue un periodo cualquiera, sino que fue la primera vez que pisé un hospital y sobre donde voy construyendo lo que me voy convirtiendo cada día. Caí en las manos de uno de los mejores médicos que he conocido hasta ahora. Fue él quién me inició en esta aventura diaria en la que nos encontramos. Me enseñó las bases de una buena historia clínica, una exploración completa y dedicaba un montón de tiempo a hacerme comprender cada una de las estructuras que podemos ver en un TAC con el fin de que no se me pasara ni un solo detalle. Con él pisé mi primera consulta, pasé por primera vez planta y hablé, incluso a solas, con algún paciente. Pero no se quedó ahí. Me enseñó que el nombre del paciente va siempre por delante, que no son simples números en serie, y que siempre hay que tratar desde el respeto y la comprensión. Me enseñó que las pruebas médicas son importantes, pero no más que el enfermo ni sus propios familiares. Que los silencios, a veces, dicen más que las palabras, y que otras de las veces, la relación médico-paciente debía quedarse entre ellos, sin nadie más a su alrededor.

Siempre recordaré mi primer paciente, mi primera Hª y por supuesto, mi primera HISTORIA. La historia de una hija que se desahoga en nuestra compañía llorando por su madre ingresada  "por una gripe", donde una metástasis en el cerebelo de un cáncer de pulmón no para de crecer. O el momento en el que un instestino deja de luchar en una recidiva de cáncer de colon en una paciente de 40 años y 3 hijos. Los "tú vas a ser un gran médico, estudia, pero sobre todo, pórtate bien con nosotros, los pacientes" se me clavaron bien en el fondo y no están dispuestos a salir, al igual que mis recuerdos de la mano de mi médico rellenando los infinitos papeles de la quimioterapia. Pero no todo es negro, y en ese servicio me he emocionado, y también me he reído. Y es que hay pacientes en los que su pronóstico ha aguantado cinco veces más lo previsto, conservándoles en el estado de unos chavales jóvenes o aquellos a los que tienes el placer de darles el alta tras unas cuantas sesiones de radioterapia. Sin embargo, todos tienen algo en común: puedes ver el miedo en sus ojos. El terror, el pánico, la incertidumbre, el qué me pasará.  Miedo no a peder el pelo, a que se le arrugue al piel o a lo incómodo que uno puede estar en el hospital. Sino miedo porque quizás no pueda ver a sus hijos crecer, no pueda seguir disfrutando de un nuevo amanecer o el final llegue antes de lo esperado. Y es por eso que siempre debe haber allí, delante o a su lado, sentado o de pie, agarrándole la mano o tocando un hombro, alguien que les transmita la confianza que necesitan, que les de una palabra de aliento, un ánimo para afrontar lo que ha caído encima inesperadamente para que cambie el brillo de sus ojos hacia un nuevo destino, la esperanza. Sólo hay algo de lo que me apeno cada uno de los días que pasan. Primeras prácticas de mi vida, primeras historias, primeros pacientes, nervios de hacerlo bien, que probablemente me hicieran estar muchas veces más pendiente de la técnica que de saber a lo que me estaba enfrentando. Sólo dar gracias a aquél médico, doctor, a esa gran persona que me supo guiar por el camino de mi primera vez en ese pasillo tan especial.

Hoy en día, gracias a Dios, el cáncer no es una enfermedad avergonzante, que deba recluírse por miedo al qué dirán, sino que corre a viva voz por la sociedad, las redes sociales, la televisión o el cine. Y precisamente éstas últimas puedne hacer un gran valor social si nos cuentan la realidad. Son muchas las series de televisión y películas que han tratado de una u otra forma el cáncer. Actualmente tenemos entre ellas Maktub o toda la temporada recién emitida de Cuéntame cómo pasó, donde podemos ver cómo ha ido evolucionando el tema hasta la actualidad. Ayer me quedé en el capítulo cinco de Pulseras Rojas (Polseres Vermelles), serie que os recomiendo infinitamente a todos. Una serie que cuenta la historia de unos niños que conviven en el hospital por diversas causas, dos de ellos por cáncer guiándonos en su día a día apoyados de la amistad, el amor, la necesidad de la risa y de creer que todo puede ir bien. Una serie donde los médicos ceden a los pacientes todo el protagonismo y que hace emocionarnos en cada uno de los capítulos.


Cuando el diagnóstico de cáncer cae sobre la cabeza, muchos se agarran a la fe, la medicina e incluso a Campanilla. Pero te agarres a lo que te agarres nunca debes olvidar que debes aferrarte a la vida. Luchar con ambas manos, con corazón y cabeza. No decaer, no rendirse a manos de una célula considerada inmortal, porque al final de la lucha podría encontrar su punto débil.

Porque en todo este tiempo la medicina ha evolucionado muchísimo, y ojalá pueda seguir haciéndolo de una manera vertiginosa para que nadie se quede con el calificativo de tarde. Prevención precoz, donaciones, lucha.

Pero sobre todo, y muy importante, hay que luchar para que cada vez sean más las Historias con S, con S de SUPERACIÓN.


(El video original mucho más emotivo por Stacey Kramer,
Que toda tu risa le gane
ese pulso al dolor[...]

18 comentarios:

Sra. T dijo...

Doc.... me jode ser la primera que te comente el post!! Porque he llorado y todo.

Cuantos recuerdos, cuantas sensaciones, cuantas.... los que hemos tenido un familiar muy cercano, como en mi caso, con una enfermedad así, sabemos realmente lo que es. En mi caso fue duro, muy duro...

A mi la verdad es que si un día me dicen que tengo esa enfermedad... se que tendría miedo, mucho miedo...

Sabes que serás un gran médico.

Te quiero un montón.

Besotes, guapo

Miriam dijo...

Bonita reflexión... Me he emocionadooo ^^
Es una enferdad dan dura y tan cruel.. pero puede cambiar mucho cuando se afronta desde el positivismo y las ganas de vivir como he visto a muchos pacientes hacer...

Un besazo!

Irene y Umpa Lumpa dijo...

Entrada preciosa!!

Me apasiona el tema del cáncer... me encanta llegar a la profundidad del tema... hablar de genes implicados, de mutaciones... Me gusta la anatomía patológica, la parte histopatológica... Me gustaría que se encontrase algo para cada tipo de cáncer.. (ya lo hay para algunos que antes eran mortales)
Pero me encantan también esos pacientes, que con toda esa palabrería que llevan dentro, te miran buscando algo más que genes, algo más que tratamientos... Y sabes que lo primero en eficacia es una sonrisa, luego vendrá lo demás.

Es una enfermedad (bueno son muchas enfermedades) duras... el diagnóstico es algo demoledor (porque guste o no, lo primero que se le pasa a la gente por la cabeza es que se pueden morir...) pero no se puede decir mejor de lo que lo dice la chica del vídeo... =)

Emilienko dijo...

Hey, si estás por Sevilla y quieres ver vértigo, vente conmigo a alguna guardia.

Ana Pepinillo dijo...

Preciosa entrada, cada vez que te leo me gustas más, cada vez me pareces más humano, más buena persona. Me encanta leerte y ver con qué pasión intentas dedicar tu vida a ser médico. Felicidades, gente como tu hace falta, con ganas, con energía y con una visión positiva.

Hace poco hablé con una amiga de estos temas, de cómo una persona con cáncer puede vivir sabiendo que le queda poco tiempo. Poco después contacté con una asociación ofreciendo lo poco que sé para un voluntariado... me han dicho que tienen muchos voluntarios y que tendré que esperar uno o dos años. Me alegra saber que hay tanta gente implicada.

Un besazo!

Sergio dijo...

¡Enhorabuena por la entrada!, decir más sería aportar poco. Creo que el ejercicio de la medicina es una de las experiencias más gratificantes e ingratas a la vez, no hay nada que tenga más responsabilidad con las vidas ajenas.

blue dijo...

Gracias a Dios no he tenido la desgracia de que me toque de cerca-cerca, pero estoy muy al tanto del tema porque mi compañera de piso trabaja en la asociación española contra el cancer y claro, estudia mucho sobre el tema, y me cuenta cosas que te dan escalofrios.
Por suerte, hoy en dia "no hay enfermedades avergonzantes", exceptuando todas las que implican algun tipo de contacto sexual (¿por qué seguimos siendo tan retrogrados al respecto?) y los pacientes pueden llevar la cabeza bien alta, todo lo alta que su animo se lo permita ;)

Me gusta lo que leo. Serás un gran medico :$

en las nubes dijo...

Yo le he vivido muy muy de cerca y varias ocasiones :(
Ayer participamos en un acto para recaudar fondos y poder seguir investigando...Cycle for survival.

http://mskcc.convio.net/site/PageServer?pagename=cfs_home

El cancer es lo que más miedo me da en esta vida...

Un abrazo!

Cristina (El rincón de...) dijo...

Joder Doc, sin palabras... Una entrada muy, pero que muy emotiva!!! Yo tb lo he vivido de cerca, y la verdad es que es algo bastante jodido...

Un besoo!!

PUMUKIS dijo...

enhorabuena a ti por la compañia que ofreces a las historias con S y a los S que siguen luchando.

doc.. cada vez me apetece mas ese cafe!!! consigues transmitir... de todo.

Irene Warman dijo...

Qué entrada más bonita :D
Todos los días son Día del Cáncer, y nosotros, futuros médicos tenemos que actuar conforme a esa premisa, como tú apelas.
La especialidad de Oncología es dura a la vez que bonita ... el poder ayudar a esos pacientes, aunque no puedas llegar curarles, creo que es satisfactorio.
Yo personalmente no podría dedicarme a ello ya que sé que llegaría machacada a casa todos los días (al igual que Hematología), pero no por ello me deja de parecer un campo apasionante.
Vivir de cerca casos así es lo que te hace ver la realidad y desear luchar por una cura o mejora de la calidad de vida de estos pacientes.

:)

P.D: ¡Me alegro que ya funcione el feed! Debió ser cosa de cuando tuve cerrado el blog ^^


Un saludoooooo!

MDoc dijo...

:)
Permitidme que dé una respuesta generalizada. Me alegro que os haya gustado el post. Así lo siento y así son mis recuerdos. Ojalá algún dia acabara la lucha de verdad, eso signficaría que hemos acabado con él. Yo hace mucho que me uní en esa lucha, y no pienso bajarme hasta que lleguen unas buenas razones.

Por otra parte, muchísimas gracias por cada una de vuestras palabras, hacia el post o hacia mi persona. No sabéis lo infintamente agradecido que estoy. Mucho ánimo para aquellos que lo habéis vivido cerca o lo conocéis demasiado bien.

Besos y abrazos, y ojalá nos coja bien lejos, aunque eso, desgraciadamente, nunca se sabe.

PUMUKIS dijo...

doc: el pollo esta en el horno :)

Mar dijo...

Pues sí, pues sí... en generaciones anteriores el cáncer muchas veces se llamaba "algo malo" y ahí, quien quisiera, que lo entendiera... Cada vez sabemos mmás pero falta mucho camino por delante, así que, ¡a investigar! :) Y quizá también deba servirnos para reflexionar sobre nuestro estilo de vida de ahora y cambiar esos pequeños hábitos que a la larga, suman. Un besito!

Ainara Trigueros dijo...

Jooooo!!! que emoción lo que has escrito y mas aún cuando he llegado a la dedicatoria. GRACIAS!!

Me alegro que de las primeras cosas que te enseñaran es que nos llameis por nuestros nombres,porque a veces en todo este caos de emociones, a veces pensamos que la burocracia no se preocupa de nosotros y que somos un número mas, un expediente mas... etc. Así que yo también me aplico el cuento y os llamo por vuestro nombre. (aunque a algunos prefieran el apellido, jejeje)

Cuando con vuestro "saber hacer" regalais un solo día mas a un paciente es el mejor regalo que alguien puede recibir!! y aunque luego el desenlace sea el menos deseado, en las familias siempre queda una sonrisa de agradecimiento para vosotros.

Que la sociedad haya aceptado esta enfermedad es porque gente como vosotros la normalizais con escritos tan bonitos. GRACIAS POR AYUDARNOS!!

Un beso enoooorme Doc!!

Dawa dijo...

Ayyy que tengo los ojillos a punto de miel madre mía... De verdad ni que decir tiene que la entrada es vamos, Superior, no, lo siguiente. Y poco me queda más que decir al respecto porque tú solito lo has dicho ahí arriba y no sería más que recalcar.

Creo que da igual lo que seamos, médicos, trabajadores sociales, psicológos... Por encima de todo y antes que profesionales, también somos personas.

Y hay personas tan sumamente geniales, con tantas ganas de luchar y de vivir...Que son capaces de ver a la adversidad como un regalo, un regalo con el que poner a pruebas todas sus ganas para seguir aquí y todo... a pesar de ese miedo que ves en sus ojos...Algunos lo hacen con la mayor de sus sonrisas...

Eres Genial ;) que no se te olvide, y es un gran paso para convertirte en un gran médico...Así que no, de verdad, no borres esa frase que te dijeron... Porque yo, estoy con qui´n te la dijo...Tenía toda la razón del mundo.

Un Besote Gordo.

¡Muuuackis!.

=^.^=

PUMUKIS dijo...

http://www.aragonvoluntario.net/blog/2012/02/15/la-fundacion-el-tranvia-organiza-el-ii-ciclo-de-charlas-la-sociedad-frente-al-cancer/

MDoc dijo...

@PUMUKIS. Espero que no se cocine demasiado! ;). Gracias por el link! Jo, me encantaría ir, pero ahora mismo estoy liadísimo...=((.

@MAR. "Y quizá también deba servirnos para reflexionar sobre nuestro estilo de vida de ahora y cambiar esos pequeños hábitos que a la larga, suman". Totalmente de acuerdo Mar. Y ojalá podamos en un futuro no sólo dedicarnos a la asistencia sino también poner un granito de arena en la investigación. Gracias por pasarte. Un beso!

@AINARA. Me alegro muchísimo de que te haya gustado Ainara! =). Estoy seguro que nosotros tenemos un papel muy importante en todo esto, pero no sería nada si no estuvieseis vosotros ahí con una fuerza increíble de lucha que impide caer. Gracias porque a pesar de todo, no perdéis la fe en la esperanza.
Muchísimo ánimo!.
Un beso muy, muy fuerte.

@DAWA. ^^. Como he dicho en el comentario general, no puedo más que dar las gracias por vuestras palabras. Poco más que añadir mas que un GRACIAS.

Un besazo!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...