"La vida no se trata de esperar a que pase la tormenta. Se trata de aprender a bailar en la lluvia " (Vivian Greene)

jueves, 15 de diciembre de 2011

El "pequeño" milagro


Cada día en los quirófanos de nuestros hospitales se realizan impresionantes maravillas gracias a un excelente equipo de sanitarios, y en especial de cirujanos. Pueden ser cirugías de pequeñas tonterías o ser un problema muy serio, pero es algo tan frecuente que un alto porcentaje de la población es probable que haya pasado por la experiencia, por gracia o por desgracia.

Podemos hablar de cirugías curativas o de cirugías de salvación (intentamos mejorar la calidad de vida de un paciente con malísimo pronóstico). Si queréis, hasta de cirugía reparadora. Todo ello lleva un complejo y laborioso camino que intenta saltear cualquier obstáculo. Estoy seguro que habéis vivido grandes temores mientras operaban a un amigo, un familiar, y os habéis alegrado o derrumbado ante la llamada del médico. Esto mismo se palpa en el ambiente de esas frías (sólo en temperatura, os lo puedo asegurar) y estériles habitaciones cuadradas. Cada operación puede ser un milagro; pero hoy os voy a hablar de un milagro bastante especial.

Actualmente estoy rotando por las prácticas de ORL y aunque podría añadirlo en los próximos resúmenes que haré de los rotatorios, me gustaría dedicarle una entrada.

Una de las situaciones que se trata en este campo es la hipoacusia (o sordera). En este caso concreto hablaré de la hipoacusia neurosensorial bilateral (o sordera profunda de origen neurológico) y para más inri, infantil. Pero no quiero meterme con las clasificaciones, sino con el hecho.

Los factores de riesgo de la hipoacusia son muchos (antecedentes familiares, infecciones gestacioinales, prematuridad, drogas ototóxicas, necesidad de UCI neonatal y un largo etcétera), pero sin embargo entre un 60-80% son de causa idiopática, es decir, desconocida.

Como todo el mundo sabe, cuanto más precoz sea el diagnóstico de una enfermedad, mejor va a ser el pronóstico porque vas a tratarlo mucho antes. Sobre todo si hablamos de una enfermedad como esta. Un bebé que nace sordo no solo nunca oirá, sino que nunca desarrollará un lenguaje con el que expresarse porque nunca ha oído cómo es; será sordomudo. Sin embargo, y a modo de curiosidad (el final me ha quedado bonito y quería meterlo por algún lado), desarrollará intensamente los demás sentidos. Un sentido se desarrolla con el uso (de ahi que un niño tratado tardíamente quizás nunca aprendiense a hablar). Las neuronas necesitan actividad. Si no tienen, se atrofian. O eso se pensaba, aunque según investigaciones recientes las neuronas cambian su función hacia otro sentido más usado, preferentemente la vista. De ahí que personas con carencia de un sentido tengan mayor desarrollo del resto.

Gracias a las últimas tecnologías y la implantación de proyectos de Prevención y Atención Temprana, al menos en nuestra Comunidad, se cuenta con un plan de actuación de screening de esta enfermedad que comenzará antes de que el bebé se de de alta del Servicio de Neonatología o Maternidad. El pediatra aparte de realizar las exploraciones sitemáticas abrirá una ficha con un Conjunto Mínimo de Datos donde se consignarán los factores de riesgo y se realizará una exploración específica, denominada OEA (otoemisiones acústicas evocadas). A partir de ahi y en el caso de que haya ausencia de OEA se desarrollará un protocolo que no voy a citar aquí con el fin de que en CCAA con un plan de actuación se diagnostiquen casos de hipoacusia a los dos meses y medio de media mientras que en las demás el diagnóstico se realice a los 3-6 meses como pronto. Esta prontitud permite que el bebé pueda ser tratado precozmente (estimulación temprana, adaptación protésica e implantación coclear), evitando las secuelas del desarrollo del niño sin estímulo auditivo


Una vez introducidos en materia, os contaré la historia de un rubito de un añito que se encontraba echado en la camilla de quirófano, ocupando menos de la mitad. Calentito sobre su manta especial, con un minipulsi en el dedito y colocándole las enfermeras el manguito de la tensión arterial. Esa fue la imagen que nos encontramos al entrar por las puertas de quirófano. Sabíamos a lo que veníamos y no dudamos un segundo en querer hacerlo. Él, esa cosita que nos miraba con cariño, con una tranquilidad increíble mientras se dejaba hacer de todo, era sordo. No nos oía, sólo aprendía mirando.


Se le realizó un implante coclear. Ahora, los sonidos captados por un microfonito en la oreja tendrían un modo y luegar donde codificarse. Esta cirugía se realiza a través de la mastoides, hueso cubierto por dentro de epitelio respiratorio que permite por ejemplo dar resonancia a tu voz. Le cambiará el llanto, seguro. Pero creo que los padres ni lo notarán cuando se den cuenta de que puede oir su canto e incluso algún día, decir papá y mamá. Y aunque oiga sólo por un oído, sabrá decir cuál es su nombre.

Cuando nos explicaron este tema en clase, nuestro profesor dijo:

"Llevamos 400 implantes cocleares realizados.
Pero no son 400 cirugías sino 400 milagros"

Y el pequeño Ignacio ha sido el protagonista de uno de ellos.

9 comentarios:

Sra. T dijo...

Guapetón, impresionada me dejas hoy!!!

Los pelos de punta se me han puesto!!
como tú dices, el milagro de la vida.

Te he dicho miles de veces que me encantan estos post, verdad???

Besotes

Sra. T dijo...

Y por cierto, creo que no te has pasado, pero tengo algo para ti en mi blog... :)

en las nubes dijo...

Impresionante!!!

No sé que mas decir ;)

Un besote!!!

PUMUKIS dijo...

guuuaaauuuu... milagros... yo no entiendo de medicina, pero si que se de niños, y ostras... me has tocado la vena... me alegro por Ignacio y por los otros 399 milagros y los que faltan por hacerse... gracias a todos los que lo haceis posible! que tengas buen fin de semana doc! un abrazo

Miriam dijo...

La verdad es que es alucinante. Conozco una chica, sordomuda, que con su fuerza de voluntad consiguió entrar en medicina. Iba con un intérprete a clase, ya que le resultaba imposible coger apuntes cuando los profesores se daban la vuelta claro. Habla con dificultad pero se la entiende. Ahora le quedan un par de años para acabar su sueño. Y ya ha sido operada para tener su implante coclear.
Un ejemplo de superación.

Irene Warman dijo...

Me alegro mucho por él y por los otros tantos que se beneficiarán de este tratamiento tan fantástico.
Disfruta de tus prácticas en ORL :D

Dawa dijo...

Los pelitos de punta...

Mira que hace dos semanas si acaso me acercaba a la ONCE porque quiero un manual para aprender el lenguaje de signos o por lo menos tener algunas pautas que me haga entender algo, aunque eso obviamente sea practicar, practicar y etc.
Y mira lo que me encuentro entrando por aquí...

La historia que has contado de verdad a veces las luces de final del tunel, existen.
A la vista está y mayor prueba que esa, no hay.

¡¡Besitos!!.

Sergio dijo...

Hay veces que al leer entradas como ésta no entiendo nada de nada respecto a la medicina. No comprendo como pueden alcanzarse logros propios de la ciencia ficción y haya gente que esté esperando mucho tiempo, con el correspondiente deterioro, esperando una intervención de lo más común.
En fin, así son las cosas.

MDoc dijo...

@SRA. T. Me alegra un montón que te haya gustado. La verdad es que la situación lo merece. Y gracias por lo de tu blog! A ver si me pongo a hacer ahora en Navidades ^^. Besazo!

@EN LAS NUBES. COn ese impresionante lo dices todo ;).

@PUMUKIS. Muchas gracias por tus palabras Pumukis! Hasta que yo lo haga posible pasará mucho tiempo pero quizás cuando llegue (ójala) no sólo hablemos de oyentes sino, entre otros, de videntes.

@MIRIAM. Un ejemplo de los buenos, Miriam. Gracias por compartirlo. Además, según dicen, cuando tienes un defecto de este tipo tu autoestima y tu afán de superación es mayor que "el que le dan todo hecho". Ojalá pronto consiga su sueño merecido.
Un beso!!

@IRENE WARMAN. Es para alegrarse. Y pensar que algún día nosotros podremos hacerlas posible. Por cierto, ¿Qué pasa con tu blog que no puedo entrar? Besico!

@DAWA. Sí, es un tema bastante interesante y más en tu caso. Yo algún día iré también a informarme. Ojalá se concienciara más la gente de lo que es y lo que se puede hacer, y ojalá la medicina siga avanzando para tener auténticas pruebas como ésta.

Un beso grande!

@SERGIO. Permíteme corregirte en una cosa Sergio. Estás equivocado cuando dices que no entiendes nada respecto a la medicina. Gracias a Dios la medicina avanza por su propio camino y es capaz de alcanzar logros como estos. De diagnosticar precozmente, de sanar, de dar vida...
Otra cosa es la administración. El día que lleguemos a administrar correctamente los logros que podemos conseguir, será un día para celebrar, te lo aseguro.

Gracias por tu comentario ;).

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...