"La vida no se trata de esperar a que pase la tormenta. Se trata de aprender a bailar en la lluvia " (Vivian Greene)

sábado, 12 de noviembre de 2011

Periodo de adaptación

Igual que hay cambios fisiológicos adaptativos de una mamá al feto que crece en su interior cuando se queda embaraza, o lo hace el  color de su habitación cuando llega el segundo trimestre y se sabe su sexo. Igual que cuando uno comienza el primer día de cole con tres añitos (o menos) y debe desprenderse del hogar cálido parental para adaptarse a un nuevo mundo o el primer día de trabajo o de una actividad. "Te damos 15 días de prueba". La prueba en sí consiste en saber adaptarte al entorno, en saber si serás capaz de ser camaleón.

Nacemos adaptándonos a la realidad del momento, y no iba a ser menos que este año también iba a tocar hacerlo. Nos presentamos ante un nuevo curso, un curso que te adentra ya en el denominado segundo ciclo y que consiste en dar un cambio drástico a lo que estabas haciendo hasta ahora: muchas más horas de hospital (casi, casi exclusivamente en las horas prácticas), y comienzas a adentrarte en el mundo de varias especialidades (concepto, etiología, factores de riesgo, patogenia, clínica, diagnóstico y tratamiento de múltiples y variadas patologías). Y como todos los años toca adaptarte a cada profesor, a su forma de explicar, a cómo tendremos que coger los apuntes, cómo serán los exámenes, las asignaturas o las prácticas, además de intentar descubrir que esperan de ti. Unas prácticas que por primer año empezaron el mismo día de la presentación del curso y que han estado llenas de grandes momentos, de me salto la hora siguiente (que no tiene ningún sentido ponerla ahí, ya me explicaré algún rato), de ¿sabes que son las 4 de la tarde y estás aqui sin comer? o de ¡me voy a una guardia!. Esto, -gratificante como él solo- hace que el periodo de adaptación sea más largo y difícil, aunque todo se consigue.

Y en este punto me encuentro ahora mismo. Conozco a mis profesores, cómo explican y qué esperan de nosotros. Conozco ya mi rutina, estoy organizado. Algo que se hace mucho más difícil si te encuentras con un examen de los duros, de esos que tienen 40 temas pero de lo largos que son parece que sean el doble, la próxima semana. No se hace muy duro porque es algo que me gusta, aunque eso sí, hay que darlo todo porque sea al menos porque justo el finde anterior a la fecha de recuperación en Junio tengo una boda jaja.

Así pues, y como comprenderéis, no volveré (a no ser que me hagáis se me vaya mucho la pelota) hasta la semana post-electoral, a pesar de que echo mucho de menos la blogosfera y necesito sentirme actualizado cuanto antes. Espero que esté yendo todo muy bien a los que estáis ahí dentrás de la pantalla. Nos leemos pronto, lo prometo. Muy buen fin de semana :).

Estaba buscando fotillos y ¡me ha gustado un montón!

6 comentarios:

Sra. T dijo...

MDOC, yo ya sabía que andabas así!!
Ya sabes, a adaptarse!!

Y te lo dije ya, pero... te echo de menos!

Besotes

Miriam dijo...

No te preocupes, es normal. Todos estamos así al fin y al cabo, adaptándonos cada uno a los cambios que nos van surgiendo.

Que vayan muy bien los exámenes, y mucho ánimo.

Por aquí seguiremos.

Un besazo!

libelú dijo...

:) c'est la vie...
enga mucho ánimo!
besos

en las nubes dijo...

Suerte!
Seguro que todo va a las mil maravillas;D

Besotes

A Solas Con Lucía dijo...

Podrás con ello, y si yo lo sé, tú...también!!!!!
Esperaremos a esa semana post-electoral para volver a leerte. Te perdonamos temporalmente jajaja pero como no vuelvas... acoso tu mail a correos!! leíste? ;)

MDoc dijo...

Muchas gracias chicas! Ya os contaré a ver qué tal, aunque cada vez se están poniendo más trabas...ahora mismo un dolor de muelas impresionante que lleva todo el finde de evolución con una mala impresión de infección ..........ARGHHH!

Un beso grande!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...